Video-mecanico
Andre Wattebled, el mecánico ‘viral’, justifica así los retrasos en las reparaciones de coches
Sainz
Oficial: Carlos Sainz correrá en McLaren en 2019
Audi-e-tron-001
Audi e-Tron quattro: Todo sobre el SUV 100% eléctrico
Briatore
Briatore: “No entiendo cómo en la F1 no hay sitio para un piloto con el talento de Alonso”
Mantenimiento-coche
El gasto medio de los hogares para mantener y reparar el coche creció casi un 20% en 2017

Nos subimos al Mercedes A45 AMG 2013: Transgresor

Sucedió durante una visita guiada a la factoría de AMG en Affalterbach, allí Mercedes nos invitó para conocer la nueva versión GT de su SLS y celebrar los 45 años de historia de la propia AMG. Pues bien, como sorpresa, nos mostraron el A45 y nos revelaron algunos detalles del mismo. Os lo contamos.

El pack estético del A 45 AMG es impactante, pero oficialmente la marca sólo difunde imágenes del coche camuflado.

La sede de AMG en Affalterbach no es una planta al uso. Situada en una pequeña villa, a unos 30 minutos de Stuttgart, está compuesta por diversas naves de escasa altura y a las que podemos acceder a pie y, en algunos casos, sin tener que superar ninguna barrera ni puesto de vigilancia. Sólo hay que girar por la calle adecuada para empezar a ver numerosos Mercedes aparcados en la puerta.

En una de esas naves, situada muy cerca de la entrada, la marca nos invitó a entrar –desprovistos de cámaras y cualquier otro dispositivo de grabación– para conocer tres de sus futuros AMG, el más sorprendente de todos el que nos ocupa: Mercedes A45 AMG. Después de completar un buen número de kilómetros en el trazado de Nürburgring, el nuevo tope de gama del Clase A está listo para someterse a la opinión del público en el próximo Salón del Automóvil de París –el 29 de septiembre–, aunque no estará a la venta hasta marzo del año que viene.

Bajo la atenta mirada de más de 50 periodistas, tres responsables de AMG procediron a retirar la típica lona, dejando al descubierto un impactante Clase A amarillo chillón, con parachoques sobredimensionados, suspensión rebajada en altura, llantas multirradio de 19 pulgadas con neumáticos 235/35 ZR 19 en ambos ejes y un techo panorámico completo. En definitva, todo lo que podríais haber definido antes como una imagen "muy poco Mercedes".

MECÁNICA INÉDITA

En la misma línea, su conjunto mecánico también supone una ruptura con el pasado. De hecho, justo debajo de los retrovisores, en ambos lados de la carrocería, el A45 AMG luce un nuevo logotipo: 'TURBO AMG', toda una declaración de intenciones. Efectivamente, bajo el capó pudimos ver el compacto motor cuatro cilindros 2.0 Turbo, una de las claves de este compacto vitaminado. Incluso pudimos escucharlo en el banco de pruebas, emitiendo un sonido realmente contundente, sobre todo rozando las 6.500 revoluciones por minuto.

Aunque su potencia todavía no ha sido revelada, podéis esperar que esté en torno a los 330 caballos, con un par máximo muy elevado que, sin embargo, es gestionado por un cambio de doble embrague y siete velocidades que la marca denomina 7G-DTC y que ofrece un manejo secuencial desde las levas. Toda esta potencia llega hasta las cuatro ruedas gracias a un sistema de tracción tipo Haldex que en condiciones de adherencia normales envía el par únicamente a las ruedas delanteras, modificando el porcentaje de fuerza que recae en cada eje en función de las necesidades.

Con un motor 2.0 Turbo de 330 caballos aproximadamente, cambio de doble embrague 7G-DTC y tracción total, el A45 AMG promete grandes prestaciones.

En vivo, también llaman la atención los frenos de grandes dimensiones que se dejan ver detrás de las llantas AMG, la doble salida de escape, así como otros detalles del interior. Los asientos por ejemplo, son unos baquets forrados de cuero e incluso los traseros llevan el reposacabezas integrado.

Al lado del Mercedes A45 AMG, también tuvimos la ocasión de contemplar el nuevo CLS Shoting Brake 63 AMG, así como una misteriosa versión súper deportiva del A45, aligerada, equipada con neumáticos semi-slicks, barras anti-vuelco en lugar de los asientos traseros, arnés con cuatro puntos de fijación en lugar del clásico cinturón de seguridad y un impactante alerón trasero que aproximaba su estética muchísimo a la de un coche de carreras. La marca se limitó a decir que no se trataba de un prototipo de competición, sino de una versión de calle. Por tanto, preparaos porque en el futuro también habrá un Mercedes A45 AMG Black Series.