Audi-a1-filtrado-01
Audi A1 2018: Sus imágenes oficiales se filtran en la red
Fittipaldi
Fittipaldi: “Me encanta Hamilton, pero Fernando es el mejor”
Jorge lorenzo catalunya victoria 2018
Jorge Lorenzo repite triunfo en Montmeló y ya mete miedo
Whitmarsh
Whitmarsh: “Me da pena ver en lo que se ha convertido McLaren”
Eagle Squadron Mustang GT
Eagle Squadron Mustang GT: Vuelo rasante

Probamos el Seat León X-Perience 2.0 TDI 4Drive 150CV: Caminos por descubrir

El exitoso compacto español se transforma en un polivante crossover cargado de argumentos tan poderosos como el gran maletero de 587 litros, la tracción integral o el eficaz motor Diesel.

La amortiguación se aprecia algo más blanda que en un León ST; aún así, es de los coches más cómodos de su segmento.

Si hay un segmento en la actualidad que no para de crecer–y que no ha cesado ni en los meses más difíciles de la crisis, pese a quien le pese– es el de los todocaminos, así que no es de extrañar que Seat esté desarrollando una gama que empieza a ver la luz en este 2015, con vistas a madurar en años venideros. El primer modelo de esta nueva familia campera es el León X-Perience, un crossover que toma la base del ST y que permite abandonar el asfalto con total confianza. De hecho, la estética es prácticamente calcada en ambos, aunque las protecciones plásticas de la carrocería que incremenan los ángulos de entrada y salida así como una mayor distancia al suelo–172 milímetros, 27 más que el citado ST– le otorgan al X-Perience ese toque aventurero que tanto nos gusta.

Pero ahí no acaban las diferencias porque el León X-Perience incluye de serie la tracción integral 4Drive que utiliza un embrague Haldex de quinta generación, así como un menú Off-Road en el navegador Navi System High –1.726 euros– que ofrece datos de una brújula, de un indicador de altura sobre el nivel del mar y del ángulo de dirección de las ruedas delanteras a través de la inédita pantalla táctil de 6,5 pulgadas.

Comodidad, ante todo
Lo cierto es que ahí acaban las ayudas, ya que el conductor no cuenta con un ESP con un programa para pista o un control de descensos de pendientes propio, elementos que serían útiles para los más viajeros pero que, en resumidas cuentas, incrementan el precio y apenas van a ser utilizados salvo en contadas ocasiones durante la vida útil del vehículo.

Por si quedaba alguna duda, si echamos un vistazo a la consola central no hay ningún mando con el que modificar el reparto de par o variar algún parámetro de la tracción, ya que todo se realiza automáticamente sin que tomemos decisión alguna. A nosotros, lo único que nos debe de preocupar es ir por la carretera o por la pista por la que deseamos evadirnos de la realidad, independientemente de cualquiera de las cuatro motorizaciones con las que se comercializa este Seat y que, en este caso, es el 2.0 TDI de 150 caballos, la más equilibrada en cuando a rendimiento y economía de uso –también existe un 1.6 TDI de 110 caballos y otro 2.0 TDI pero con 184 caballos, junto a un gasolina 1.8 TSI de 180 caballos–.

Ante la más mínima pérdida de motricidad, el sistema 4Drive trabaja para solucionarla

El mejor de los socios
Lo cierto es que sin ser un prodigio de suavidad, el dos litros demuestra ser el socio ideal, con una buena salida –las dos primeras relaciones del cambio manual son cortas– y un régimen de giro en autopista –a velodidad legal– en torno a 2.100 revoluciones con la sexta engranada, arrojando un consumo medio instantáneo de poco más de 5,5 litros a los 100. En lo que respecta a la transmisión integral, verdadero ángel de la guarda cuando existen complicaciones, recurre a un embrague Haldex de quinta generación idéntico al de otros modelos del Grupo 
Volkswagen –Skoda Scout, Audi A3…– que entra en funcionamiento cuando las ruedas posteriores pierden adherencia. Asimismo, el eje delantero cuenta con el diferencial electrónico XDS, que mejora enormemente el agarre y minimiza el subviraje.

Por último y dinámicamente hablando, el X-Perience muestra un tarado de amortiguación ligeramente más blando que el del ST, lo que también ocurre con la dirección, algo lógico tendiendo en cuenta las pretensiones off road de este León.

Precio, equipamiento y ficha técnica del Seat León X-Perience 2.0 TDI 150CV 4Drive