Huracan-papa
El Lamborghini Huracán del Papa Francisco puede ser tuyo por menos de 10 euros
Hamilton-moto
Hamilton deja impresionados a los pilotos de Superbikes
Kia-electricos-2020
Ofensiva eléctrica Kia: Un Niro con 500 kilómetros de autonomía y 15 inéditos ‘hermanos’
Podium portada
Balance de la era híbrida en F1: 5 años, 100 carreras, y poca variedad
Sin titulo-2
Batalla de roadsters: Audi R8 VS. BMW i8 VS. McLaren 570S VS. Mercedes-AMG GT

Banatti Green Falcon: Eléctrica y con carrocería de bambú

Llegada directamente de Filipinas nos encontramos con una moto muy peculiar que recurre a la electricidad como fuente de propulsión y a un material inusual en la fabricación de los productos de dos ruedas como el bambú.

Banatti-green-falcon 1 (1)

Filipinas es uno de esos países que recurre al bambú a la hora de construir todo tipo de cosas, además de darle uso para otro tipo de actividades. Hablamos de casas, puentes y muebles elaborados con una de las materias primas más importantes de la región. Sin embargo, alguien ha pensado en utilizarlo para algo completamente distinto.

Nos referimos a Christopher Paris Lacson, un artista y diseñador que ha decidido construir su propia moto a base de este material. Su nombre es Banatti Green Falcon y además de ser ecológica en su estructura, también lo es en su sistema de propulsión puesto que se olvida de la gasolina y recurre a la electricidad como fuente de energía.

Si nos fijamos en su diseño veremos un producto muy peculiar que presenta dos capas laminadas de bambú recubiertas por resina epoxi para obtener una resistencia similar a la del acero, eso sí, con un peso mucho menor. Sus líneas curvas y redondeadas harán que su resistencia al viento sea la adecuada, aunque no la más estética y cómoda para el usuario.

En total pesa tan sólo 6,5 kilos y, como decimos, recurre a la propulsión eléctrica en lugar de los combustibles fósiles. Su creador afirma que puede alcanzar los 120 km/h sin restricciones, pero dado que la autonomía se presenta como un elemento importante a tener en cuenta, esta se ha limitado a 96 km/h para así poder recorrer 50 kilómetros con libertad.

Estaremos atentos a su acogida dentro del mercado filipino, y quién sabe si algún entusiasta europeo decide copiar la idea de Lacson y experimente con otro material procedente de la naturaleza.