Bmw-2-active-tourer3
BMW deja de fabricar el Serie 2 Active Tourer
1017548297-lat-20190609- 2st1683
¿Y si la Scuderia Ferrari perdiese el patrocinio de Mission Winnow?
Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
Gettyimages-589921920
Los grandes cruceros contaminan mucho más que los automóviles

Ya hay fecha para el despegue del coche autónomo: Un estudio señala 2024 como año clave

Si bien hay un interés claro por el coche autónomo, aún persisten ciertas limitaciones que es preciso tener en cuenta. 

Gettyimages-1052280996

Se llama The Autonomous Car: A consumer Perspective y está eleaborado por el Instituto de Investigación de Capgemini con el fin de valorar el apoyo al coche autónomo por parte de los consumidores. 

La primera conclusión que se extre es que en los próximos 5 años el apoyo de los consumidores por el uso del coche autónomo se duplicará, porque aunque solo el 25% preferiría utilizar un vehículo autónomo frente a uno tradicional a 12 meses vista, más de la mitad (52%) lo preferirá a uno convencional en 5 años, en 2024. 

Lo que mas valoran los usuarios de esta tecnología es el consumo eficiente de combustible (73%), la reducción de emisiones (71%) y el ahorro de tiempo (50%). Asimismo, según este informe más de la mitad de los consumidores, un 56%, estaría dispuesto a pagar hasta un 20% más por un vehículo autónomo que por uno convencional. 

Seguridad física (73%) y la de sus sistemas (72%) frente a hackers son las claves del coche autónomo para los posibles usuarios. 

Otros aspectos que se valoran son que casi la mitad (49%) de los encuestados apuestan porque un coche de este tipo realice algunos recados en su lugar. Por ejemplo, más de la mitad (54%) le confiaría la tarea de recoger o llevar a casa a amigos o familiares que no conduzcan, mientras que uno de cada dos (50%) espera que los vehículos autónomos les ayuden a ganar tiempo para poder realizar actividades sociales, de ocio, de trabajo o simplemente disfrutar del viaje.

El estudio de Capgemini identifica dos grupos que se muestran especialmente propensos a la opción autónoma: los consumidores chinos y los llamados millennials.

Sin embargo todavía existen dudas sobre su posible adquisición por parte de los consumidores. Así, la compra o uso de un vehículo autónomo estará sujeta, entre otros factores, a la seguridad física (73%) y a la de sus sistemas (72%); frente a hackers, por ejemplo.

Así lo explica Markus Winkler, responsable mundial de Automoción en Capgemini: “Nuestro estudio muestra un gran optimismo e interés entre los usuarios potenciales de vehículos autónomos. Hasta la fecha el debate se ha centrado en la evolución tecnológica de los automóviles sin conductor, por lo que resulta sumamente alentador que los futuros pasajeros sean conscientes de los potenciales beneficios que genera la tecnología. La expectación que despierta la experiencia con un vehículo autónomo en los clientes ejercerá sus efectos no solo en la industria del automóvil, sino también en otros sectores, como el de medios de comunicación y entretenimiento, el de distribución comercial y el de la salud, lo que sienta las bases para una multitud de oportunidades de negocio colaborativo”.

En los próximos 5 años el apoyo de los consumidores por el uso del coche autónomo se duplicará. 

Sin embargo, esta tecnología aún provoca incertidumbre y preocupación, algo que deben tener en cuenta los fabricantes de automóviles. Además estos deben tener en cuenta que de un modelo centrado en el producto –fabricación– pasan a uno orientado a los servicios y al cliente. Capgemini señala cuatro aspectos a tener en cuenta:

1.- Mantener informado al cliente: desde la perspectiva del consumidor, el automóvil está pasando de ser un medio de transporte a convertirse en un asistente personal. Esto supone una responsabilidad para los fabricantes, que deberán transparentes en cuanto a las capacidades del vehículo y evitar el riesgo de interpretaciones erróneas.

2.- Comprender y reafirmar: el estudio muestra que los consumidores tienen una idea clara sobre la experiencia que esperan de un vehículo autónomo. Los fabricantes deberán tratar de comprender lo mejor posible estas expectativas de los consumidores e incorporarlas en el propio proceso de diseño. También deberán invertir en los elementos de protección y seguridad de los vehículos y realizar las comunicaciones informativas oportunas al respecto.

3.- Crear un ecosistema de servicios: los fabricantes de automóviles deben ampliar su oferta de servicios, porque los clientes esperan una amplia variedad de experiencias en el interior del vehículo: ocio, trabajo, bienestar… Para ofrecer esas experiencias y convertirlas en oportunidades de negocio, los fabricantes deberán aliarse con nuevos socios tecnológicos, de contenidos y de comercio a fin de crear una variada red de servicios. 

4.- Invertir en software: Es necesario mejorar los conocimientos y capacidades de los empleados y desarrollar nuevas alianzas para asegurar su destreza digital en todas las funciones operativas.

Para establecer estas conclusiones se ha realizado una encuesta a 5.538 consumidores de Alemania, Francia, Reino Unido, Suecia, China y EE.UU. en diciembre de 2018. También entrevistas a 280 ejecutivos de empresas fabricantes de automóviles, proveedores y tecnológicas y diferentes encuentros.