Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Renault atras coche 2018 1
Renault introducirá un suelo nuevo en Bélgica
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Wec
Horarios y cómo ver las 6 horas de Silverstone: Alonso y Toyota vuelven a la carga
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Intenta recrear el último accidente mortal del Tesla Autopilot y casi termina repitiéndolo

La pasada semana os mostramos cómo un Model X que circulaba por Mountain View, en California –Estados Unidos–, terminó impactando contra una mediana a gran velocidad, causando un accidente que se cobró la vida de su conductor. Ahora vas a ver el simulacro más fiel de lo que pudo suceder.

Tesla-autopilot-simulacro

Nuevo accidente mortal en Estados Unidos con el Autopilot de Tesla implicado y nuevo lío. Aunque las causas de dicho siniestro todavía están bajo investigación, como suele ser habitual en estos casos, Tesla no tardó en ofrecer información al respecto aprovechando los datos de telemetría de sus coches. Según la propia marca, el vehículo circulaba con el Autopilot activado en el momento del impacto si bien éste reclamó en varias ocasiones que el conductor tomara el control de coche, con insistencia y antelación algo que, al parecer, éste no hizo.

Sea como fuere, este suceso producido poco después del primer atropello mortal a cargo de un Volvo XC90 de Uber, ha incendiado definitivamente el debate sobre la seguridad de los coches autónomos hasta el punto de que algunas autoridades en Estados Unidos no han dudado en introducir restricciones al desarrollo de esta tecnología. Pero, en medio de toda esta polémica, ¿qué opina la gente? Pues por lo que vemos, quien más y quien menos trata de poner a prueba los asistentes de conducción de sus propios coches y sacar sus propias conclusiones. Entre éstos, nos ha llamado la atención un experimento casero de lo más empírico.

Veamos, estamos en Estados Unidos, al volante de un Tesla dotado del último Autopilot, el 2.5, y con un conductor dispuesto a recrear una situación idéntica a la vivida por el propietario del Model X que perdió recientemente la vida. Todo marcha con normalidad hasta que aparece la intersección en la autopista. Dos carriles se van para la derecha, otros dos a la izquierda y así lo advierten las líneas discontinuas que delimitan el segundo carril izquierdo pues desaparecen dejando su lugar a una línea continua que el coche ya no debe superar. El Tesla lee bien la situación inicial y avisa a su conductor de que tome los mandos, pero el problema viene después porque el carril de salida se ensancha y en lugar de tomar como referencia las líneas del mismo –las de la derecha del coche– se queda pegado a la de la izquierda y en lugar de salir de la intersección, se dirige directamente a la mediana de hormigón.

Sin duda, no se puede culpar al 100% al coche de éste o cualquier otro accidente, de hecho, como ya te contamos en nuestro vídeo, independientemente de lo que Tesla o cualquier otra marca quiera vender o determinados clientes imaginar, el coche autónomo todavía no está entre nosotros y lo que sí tenemos a nuestra disposición son buenos asistentes a la conducción como este Autopilot que simplemente, facilita el confort reduciendo el papel del conductor a la mínima expresión pero por ello no debemos olvidar que éste sigue siendo imprescindible. Ahora bien, dicho esto, la reacción del vehículo en estas condiciones es cuanto menos alarmante. Sólo la intervención del conductor evita un impacto inminente.