Audi-rs-q3-portada
Los 400 CV del Audi RS Q3 2018 ya prueban el asfalto de Nürburgring
Sut french grand p 1632194
Sainz, ¿más cerca de McLaren con la marcha de Alonso?
Land-of-land-rovers-portada
Así es el viaje de Land Rover por el Himalaya en su 70 cumpleaños
Sut indianapolis 5 1485405
La IndyCar abre sus puertas a Fernando Alonso
Dodge-challenger-hellcat-redeye-portada
Dodge Challenger Hellcat Redeye: 808 CV para quemar el asfalto

Mercedes apuesta por el diésel: Cerca de 3.000 millones de euros invertidos en los nuevos propulsores

La firma alemana ha hecho un gran esfuerzo para seguir contando con opciones mecánicas de gasóleo que ofrezcan niveles de emisiones reducidos, mucho menores que los permitidos por la UE. 

Mercedes-benz e 220 d avantgarde coupe 7

En los últimos tiempos estamos viendo como algunas empresas automovilísticas importantes han empezado a dejar de lado las mecánicas diésel que encontrábamos en algunos de sus modelos y se han decantado por sistemas de propulsión híbridos o por los habituales bloques de gasolina. Sin embargo, no es una práctica seguida por todos y algunos se desmarcan al seguir apostando por ellos.

Quizás alguien piense que nos referimos a algún fabricante que no tiene gran relevancia dentro del sector y por ello decide tomar esta decisión, pero nada más lejos de la realidad puesto que el actor principal de esta noticia es Mercedes. Los alemanes están seguros de su tecnología y saben que con dinero y esfuerzo pueden lograr consumos y niveles de emisiones muy reducidos, permitiendo su libre circulación por nuestras ciudades sin temor a ser excluidos por sus gases.

Gracias a una inversión cercana a los 3.000 millones de euros, los nuevos propulsores diésel de la firma de la estrella consiguen unas emisiones medias de óxido de nitrógeno (NOx) de entre 40 y 60 miligramos por kilómetro, es decir, entre un 23 y un 35% de los 168 mg permitidos a día de hoy según el nuevo protocolo de medición real de la Unión Europea. 

Lo que han hecho desde Mercedes, entre otras cosas, es incorporar un sistema de tratamiento de gases de escape situado en una posición cercana al motor, además de un sistema múltiple de recirculación de gases de escape. El primero en llegar fue el propulsor OM 654 – un cuatro cilindros con 195 caballos, destinado para el Clase E –, acompañado por el bloque OM 656 –seis cilindros en línea, Clase S –.  Junto a ellos, ha llegado este mes el OM 608 del nuevo Clase A 180 d (116 CV).

En palabras del responsable de Investigación del Grupo y Desarrollo de Mercedes-Benz, Ola Källenius: “La nueva generación de motores ya demostró hace dos años cómo se puede resolver técnicamente el desafío del NOx en los automóviles diésel. Estamos totalmente comprometidos con los modernos motores diésel como parte de la combinación de propulsores para el futuro.”

Por último, la propia firma ha asegurado que en septiembre de este mismo año más de 30 de los modelos que están disponibles actualmente y más de 200 variantes se actualizarán a la norma Euro 6d TEMP de la Unión Europea. “Nuestro objetivo es llegar a unas emisiones promedio de NOx de alrededor de 30 mg por km en las pruebas de la Etapa 2 de conducción real para 2020. Y estamos decididos a alcanzar promedios cercanos a los 20 miligramos en los años siguientes”, comentó Källenius.