Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Repaso a la trayectoria de Kimi Raikkonen: talento innato

Kimi Raikkonen ha sido considerado una especie de niño prodigio desde sus inicios en el automovilismo deportivo. De hecho, tras una larga etapa en karting, sólo disputó 23 carreras en monoplazas (y ganó 13) antes de debutar en Fórmula 1 de la mano de un impresionado Peter Sauber. Su llegada a las parrillas se consumó en el GP de Australia 2001, donde logró un impresionante sexto puesto en carrera y por ende se convirtió en uno de los pocos pilotos capaces de puntuar en su primera carrera en Fórmula 1, especialmente en una época donde puntuaban sólo los seis mejores.

Raikkonen en el GP de Brasil 2007

En su primera temporada batió en diversas ocasiones a la gran promesa alemana Nick Heidfeld, que entonces llevaba sólo tres años en la categoría reina y estaba en su mejor momento. Desafortunadamente para él, el debutante Raikkonen (Ver perfil de Kimi Raikkonen) le superó en varias ocasiones y, con un palmarés que sólo incluía la victoria en el Campeonato Británico de Fórmula Renault y en el Trofeo de Invierno de Fórmula Ford, Kimi completó una extraordinaria temporada de debut en la décima posición del Mundial, a sólo tres puntos de su experimentado compañero.

Raikkonen deslumbró a la directiva de McLaren Mercedes que, en la disyuntiva de elegir a su 'hijo pródigo' Heidfeld o a su debutante compañero para sustituir a Mika Hakkinen en 2002, eligieron a Kimi y con un contrato millonario que benefició también a Sauber hasta el punto de permitirle construir un túnel de viento donde aún hoy reza la frase 'gracias Kimi' en un simpático cartel. El primer año de Raikkonen en McLaren y terminó el Mundial por detrás de su compañero David Coulthard, pero en 2003 ya fue subcampeón por detrás del omnipotente Michael Schumacher, un hito que repitió en 2005 en esta ocasión tras Fernando Alonso. Por entonces ya era bien conocido como Iceman, por su poco don de palabra y su ausente expresividad. Frío como el hielo, pero sólo bajo del coche, porque Kimi se caracterizaba también y paradójicamente por su agresividad en la pista, al más puro estilo de su compatriota Keke Rosberg.

Raikkonen con el Sauber Petronas C20 en el GP de Autralia 2001

 
En 2006, Raikkonen empezó su transición hacia nuevos horizontes
, ya que muy pronto se confirmó que Fernando Alonso llegaría a McLaren en 2007 y a media temporada su compañero Juan Pablo Montoya se marchó del equipo para dejar su puesto a Pedro de la Rosa. El coche tampoco se demostró competitivo y Kimi, de la mano de su mánager Robertson selló su fichaje por Ferrari para 2007 en reemplazo del mismísimo Michael Schumacher.

El debut de Raikkonen no pudo ser más positivo, con un hattrick en Australia que le convertía en el primer piloto que debutaba en Ferrari con victoria desde Nigel Mansell en 1989–también Fernando Alonso lo conseguiría tres años más tarde–. Kimi cuajó un buena temporada, pero sobre todo aprovechó la lucha intestina entre los pilotos de McLaren para imponerse en el último Gran Premio de la temporada en Brasil, y con sólo un punto de ventaja sobre Hamilton y Alonso.

En 2008, Kimi tuvo una temporada de altibajos, con dos victorias, dos abandonos y otros dos 'casi abandonos' (completó el 90% de la carrera, pero no cruzo la línea de meta). En las dos últimas pruebas del Mundial el equipo le pidió que ayudase a su compañero Felipe Massa a ganar el campeonato, pero finalmente el brasileño lo perdió por un punto y Kimi se conformó con el tercer lugar, con una actitud que más allá de la frialdad que le caracteriza, ya destilaba cierta desmotivación.


Kimi Raikkonen en 2007, cuando ganó el Mundial, con el Ferrari F2007


Esta tendencia se agudizó en 2009 cuando, víctimas del profundo cambio en la normativa técnica, Ferrari no acertó en el diseño de su F60 y peleó prácticamente a medio pelotón para acabar el campeonato en una gris sexta plaza. Es cierto que logró una victoria magistral en el Gran Premio de Bélgica, pero el poco feedback del finlandés con el equipo y las dificultades que encontraron para evolucionar el coche con su desdén continuo motivaron su despido del equipo una vez terminado su contrato, para ser sustituido por Fernando Alonso. Se repetía así con muy pocas variaciones la situación que ya vivió en McLaren en 2006. La mayor diferencia es que, esta vez, Raikkonen decidió no seguir en la Fórmula 1. Tuvo varias ofertas sobre la mesa, pero Kimi estaba simplemente harto de la categoría reina y, tras meses de oscurantismo, anunció su fichaje por el equipo Citroën Red Bull Junior Team del Mundial de Rallyes. Iceman cambio las pistas por la tierra y el asfalto de montaña, un mundo que le tentaba desde mucho tiempo atrás. De hecho, Kimi ya había participado el año anterior en el Rallye de Finlandia con un Fiat Grande Punto S2000.

Sus resultados en 2010 fueron discretos. Adaptarse a una competición tan distinta de la F1 en tan poco tiempo era verdaderamente complicado y su relación con el equipo tampoco fue precisamente idílica. Como consecuencia, Raikkonen selló su salida de la órbita oficial de Citroën para fundar en 2011 su propia escudería, Ice 1 Racing, con la que ha participado de nuevo en el Mundial con resultados sensiblemente mejores que los del año pasado pero alejado de las posiciones de privilegio.

Kimi también hizo fugaces apariciones en la Camping Truck Workd Series de la NASCAR, con vistas a participar en las categorías Nationwide y Sprint Cup Series, pero su acuerdo con Kyle Busch Motorsports no llegó tampoco a buen puerto, quizá porque Kimi ya había decidido que su camino 'errático' tenía que devolverle a la Fórmula 1. Conversaciones con diversos equipos e incluso un preacuerdo con Williams sirvieron de preámbulo a la que hoy es la noticia del día: su fichaje como piloto oficial de Lotus Renault (el año que viene simplemente Lotus) para las próximas dos temporadas. Hay pocos pilotos que puedan permitirse volver a la Fórmula 1 después de dos años de ausencia, especialmente en un equipo de buen rendimiento como actualmente es Lotus Renault: no es casualidad que Kimi sea uno de ellos, y es que su talento innato es, carácter al margen, comparable con el de muy pocos pilotos de la parrilla. Buena suerte, Iceman.

Rallye de Alemania (Trier). Kimi Raikkonen con el  Citroen DS3 WRC. Agosto 2011