Mansion-usa
La mansión de tus sueños es real, está a la venta, e incluye una colección de más de 60 automóviles
Teaser le mans 2019
Todo sobre las 24 Horas de Le Mans
Mercedes glb 1
Todas las claves del Mercedes GLB, en vídeo
Proton le mans 2019
La dificultad de clasificar en Le Mans: Las 5 vueltas que lo cambian todo
Gettyimages-1077688118
La Ministra de “el diésel tiene los días contados” no da ejemplo: Tiene dos con 12 y 8 años

No está todo perdido: Las opciones de Alonso para estar en las 500 millas de Indianápolis

La histórica carrera americana se guarda una serie de salvoconductos con los que el piloto asturiano podría estar presente en parrilla de salida de la edición 103 de las 500 millas de Indianápolis.

Fernando alonso indy

Como gran cita histórica, las 500 millas de Indianápolis tienen ciertas formalidades y características que a día de hoy parecen escapar a toda lógica, especialmente dentro del mundo competitivo al que pertenecen las competiciones a motor.

Una de ellas es le hecho de que en las 500 millas de Indianápolis no se clasifican los pilotos, sino que realmente se clasifican los coches. Por lo tanto, no es completamente correcto decir que Fernando Alonso no ha conseguido clasificarse para las 500 millas de Indianápolis, siendo más exacto que el McLaren #66 no lo ha conseguido.

El hecho de que sean los coches y no los pilotos los que se clasifican, permite cierto baile de pilotos desde la sesión de clasificación y la celebración de la carrera. Es decir, sin rodeos, que cualquier piloto que ha quedado fuera podría, a base de talonario, comprar el asiento de otro piloto.

Históricamente estas maniobras han quedado reducidas a pilotos que realizan la temporada completa, con opciones de quedar muy delante en la clasificación general, y que por el motivo que sea, no lograron clasificar. Uno de los casos más recientes, es el de Ryan Hunter-Reay, con Andretti, que no pudo clasificarse por sus medios, y acabó comprando un asiento a A.J. Foyt, cuyo vehículo había sido clasificado por Bruno Junqueira.

Comprar un asiento de este tipo no es barato. No solo se trata de compensar económicamente a un equipo, sino a un piloto que pierde su asiento, y que para empezar, debe no tenerlo cerrado por contrato. Si bien antaño sí era más habitual que ciertos equipos intentaran clasificar más vehículos para revender las plazas, con los años se ha perdido esta práctica. Sin ir más lejos, el poleman de 2016, James Hinchcliffe, falló para clasificarse en 2018, y su equipo, Schmidt Peterson Motorsport, decidió no buscarle un vehículo con el que correr.

En la actual edición de las 500 millas de Indianápolis, todos miran a Juncos Racing como el equipo con más posibilidades de ceder un asiento, ya que es un equipo que no disputa la temporada completa, al igual que el piloto, y tal y como reflejó su vehículo completamente blanco, sin patrocinadores, una compensación económica, a veces suficiente para disputar el resto de la temporada, podría ser una salvación para el equipo argentino.

Siguiendo los protocolos habituales, tanto Juncos Racing se ha aventurado a afirmar que no venden asiento, y McLaren Racing, por su parte, a asegurar que no van a comprar una plaza, y que buscan clasificarse por su cuenta. Tal y como ha sucedido en la amplia mayoría de casos que acabaron con un cambio de pilotos.

El fiasco de McLaren va más allá de un varapalo deportivo. Zak Brown había conseguido cerrar un considerable número de patrocinios que lejos de involucrar solo las 500 millas de Indianápolis, también incluían la Fórmula 1. El hecho de que ese vehículo no vaya a estar en la prueba, no solo es un fracaso comercial, sino que la confianza del magnate de McLaren queda en entredicho.

Para bien o para mal, el hecho de que Fernando Alonso y el McLaren #66 quedase en 34º posición da la opción, no ya de comprar el asiento, sino de pedirle a este vehículo que se retire de la prueba, heredando la posición el vehículo de Alonso, pudiendo mantener tanto el dorsal como los patrocinadores acordados.

Más allá de lo poco deportivo que pueda sonar el tema por el hecho de comprar la entrada en lugar de ganarla, bien haría McLaren en asegurarse su presencia en esta edición, pues el equipo acumula demasiados fracasos en una franja muy corta de tiempo, y debe ser complicado explicar a los accionistas que la gran apuesta de la diversificación, también comienza de la peor forma posible.