Itv escape
7 bulos sobre la ‘nueva ITV’ que debes tener en cuenta
998877
Rosberg se confiesa: Ferrari intentó ficharle
Bmw x7
BMW X7: Desvelado el nuevo coloso de Múnich
Gettyimages-156755703
Horarios y cómo ver el Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1 y el resto de competiciones
Seat fabrica
Seat bate récord de ventas… gracias al mercado alemán

Bugatti Veyron Super Sport Vittese: Vuelo rasante

De la mano de nuestros compañeros de Road and Track te traemos la prueba del descapotable más rápido y potente de todos los tiempos. Con 1.200 caballos y 1.500 Nm de par, el Bugatti Veyron Gran Sport Vittese, es una leyenda viva del automóvil.

1.500 caballos y 429 km/h. Cifras más apropiadas de un avión que de un automóvil.

¿Alguna vez has puesto el control de velocidad a 200 km/h?

Eso es lo que Pierre Henri Raphanel me hizo hacer justo antes entrar en la curva peraltada de un circuito de pruebas de alta velocidad en España. Resulta que 200 km/h es la velocidad a la que puedes ir sin manos de ‘forma natural’ y la provocación de Raphanel me incita reducir de séptima a cuarta sin bajar la velocidad. La pista se aplana. Nosotros hacemos lo mismo con el pedal del acelerador.

Detrás de nosotros está el mismo 8 litros de 16 cilindros en W y cuatro turbos que utiliza el Bugatti Super Sport, pero ahora la carrocería es abierta. Esto significa que estamos siendo propulsados por 1200 caballos y 1.500 Nm de par. Luego está el maravilloso sonido, el rugido del motor y de los turbos  acompañado de un elemento ocasional que suena de forma extraña como si una tetera comenzara a hervir.

199 caballos adicionales
Como el Super Sport, el incremento de 199 caballos significa que numerosos elementos del coche necesitan ser revisados y mejorados. En el propulsor, las principales diferencias son unos turbos más grandes, nuevos intercoolers y mayores conductos para refrigerar todo el sistema. Los desarrollos de la caja DSG de 7 velocidades y doble embrague también han sido revisados.  El control de estabilidad también actúa un poco más tarde que en el Veyron normal. El Vitesse Super Sport rueda sobra unas nuevas llantas de 20 pulgadas y, no nos sorprende que más aire sea dirigido a los frenos.

En las carreteras en España, el Vitesse es una de esas maravillas modernas que es tan dócil conduciéndolo despacio por un pueblo como a ‘su velocidad’ por una carretera revirada. Por supuesto, preferimos esta última, y encontramos al Bugatti mucho más ágil y pequeño de lo que esperas a priori.

Visualmente el Vitesse es incluso más agresivo que el Veyron original. Los principales cambios vienen en forma de tomas de aire, como las de situadas a ambos lado de la característica parrilla con forma de herradura. Luego están las enormes entradas situadas en el techo y que forman parte del sistema antivuelco. En la zaga encontramos una doble salida de escape. Piel y fibra de carbono monopolizan el interior, y si estás pensando en adquirir un Vitesse, opta por los acabados en negro que visten mejor el interior.

De vuelta al óvalo
El circuito se endereza y pisamos a fondo. Hay un nuevo alerón que puedes poner manualmente detrás de los reposacabezas una vez has quitado el techo. Mientras la velocidad se incrementa, las ventanillas laterales suben automáticamente y es sorprendente lo poco que nos azota el viento pesa a rodar a unos 250 km/h y subiendo. Raphanel, el hombre que condujo el Super Sport a 429 km/h para batir el récord de coches de producción va a sentado a mi lado y parece sorprendentemente relajado mientras nos acercamos a la zona de frenado. El velocímetro continúa subiendo y justo antes de utilizar los frenos muestra 325 km/h.

Ha sido divertido.