V.electrico fondo alta rgb 2017
Un punto de carga cada 100 km: Llega ‘el plan más ambicioso para la movilidad eléctrica’
G 002
Ha llegado la hora de replantearse las ‘bananas’ disuasorias
Prius-m61-vulcan
Alguien ha decidido convertir a este Prius en todo un carro de combate
Sophia florsch
Sophia Florsch completa su cirugía sin complicaciones
Accidente baja
Se libra por centímetros de chocar de frente contra un coche particular en la Baja 1.000

Toyota Fine-Comfort Ride Concept: Comparte el futuro

El Salón de Tokio ha sido el escenario elegido por Toyota para mostrarnos su visión completa sobre la movilidad del futuro, una estrategia que plantea desde vehículos más urbanitas como el patinete eléctrico Concept-i Walk o como el mini utilitario eléctrico Concept-i Ride a otros de largo recorrido como este alargado monovolumen impulsado por hidrógeno.

Toyota-fine-comfort ride concept

Se llama Toyota Fine-Comfort Ride Concept y como su nombre indica, plantea una forma más cómoda, placentera y eficiente para viajar que nunca. La primera de las claves para lograrlo es una mecánica eléctrica que se alimenta de una pila de hidrógeno, denominada FCV y destinada a ofrecer una gran autonomía y unos tiempos de recarga mínimos: de tres minutos, estima el fabricante.

La red eléctrica alimenta a cuatro motores, ubicados uno en cada una de las ruedas que encontramos situadas en los extremos del bastidor, para garantizar una buena estabilidad.

Por su parte, en el interior encontramos cuatro cómodos butacones capacitados para girar sobre su propio eje pero también para reclinarse, convirtiéndose en auténticas tumbonas. Esta solución permite al conductor soltar los mandos del volante de este coche autónomo e interactuar con el resto del pasaje, prestando atención a las proyecciones que se realizan en las ventanas lateras, convertidas en improvisadas pantallas.

Por su parte, el volante integra también una pantalla multifunción que cubre toda su superficie mientras que en el cuadro de mandos encontramos otra que se extiende por todo el salpicadero. El minimalismo es extremo, hasta el punto de carecer de cualquier mando, confiando todos los sistemas a las diferentes superficies táctiles, al reconocimiento por voz y al gestual. Los pedales del acelerador y el freno son los únicos elementos que nos recuerdan a los coches actuales.

Pese a la elevada dotación tecnológica, Toyota estima que un vehículo de estas características podría ofrecer una autonomía aproximada de 1.000 kilómetros –en ciclo JC08– gracias al empleo del hidrógeno; una solución que el fabricante nipón quiere fomentar para asegurar la movilidad limpia de los vehículos de largo recorrido.